El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Viaje por Baviera (Alemania)

El año pasado tuve la oportunidad de ir de vacaciones a , al sur de . Sus paisajes son muy bellos, y la Selva Negra cuyos pinos pueden alcanzar los 15 metros de altura, es increíblemente frondosa.


Ver Alemania 2009 en un mapa más grande

Optamos por realizar el viaje por nuestra cuenta, cogiendo una ruta turística de un folleto como base, y nos hospedamos en Gasthaus (Que vienen a ser restaurantes con habitaciones) en la mayoría de los casos, aunque en Stuttgart, que fue donde llegamos en avión y salimos, cogimos un hotel por comodidad.

El precio del viaje de 1 semana nos salió por menos de 1200 Euros, Avion , Coche y Alojamiento.

Tras 4 horas de vuelo desde Barcelona en GermanWings, primero que hicimos cuando llegamos a Stuttgart fue recoger el coche. En un principio habíamos contratado (con AVIS) un tipo Opel Astra y os dieron un Mercedes Clase A 1.4.

El viaje lo programamos con unas 2-3 horas de viaje en coche al día, que dada la situación de las carreteras (en obras en Verano), en algunos casos se alargaron hasta 4. Estoy convencido que el GPS integrado en el coche (¡Gracias a la tecnología por el cacharrito!), detectó las obras y eligió el modo de “Camino Pintoresco”, dados los sitios y pueblecitos que recorrimos.

Nos hospedamos en el Hotel Hansa, suficientemente confortable y barato. Tras descansar un poco, fuimos al centro de la ciudad, grande y monumental.

Camino a Baden Baden, fuimos a Ludwigsburg, conocido como el Versalles Suabo, realmente espectacular, con jardines impresionantes.

Badem-Badem, famoso por las clínicas de prestigio y el casino es un sitio agradable, muy cuidado y un enorme parque muy animado. La zona turística se centra alrededor del casino. Lo que es propiamente el pueblecito, no tiene gran extensión. La cena en otro Biergarten fue estupenda, y el tiempo nos acompañó hasta bastante tarde.

Al día siguiente nos internamos en en el corazón de la Selva Negra. Ese fue el momento en el que hubieramos preferido un coche con más potencia. Los desniveles del 12% nos causaron bastante respeto. Por el camino paramos en Alpirsbach, cuya principal atracción es su monasterio Benedictino, conocido por su cerveza (¡como no!) de la que hacen hasta mermelada

Friburgo de Brisgovia es quizá, una de las ciudades que más me gustó del viaje. El centro de la ciudad está empedrado y es a su vez moderna y ecológica, con los curiosos canales que acompañan al transeúnte por sus calles.

Al día siguiente fuimos al lago Constanza. Para quien no lo conozca, es el lago continental más grande de Europa, de kilometros de extensión. Sinceramente, hay zonas en las que creerías que te encuentras a la orilla del mar. Hicimos noche en Memmingen, un tranquilo lugar al norte.

Nuestro siguiente destino, Neuschwanstein, el castillo de hadas del rey Ludwig II de Baviera. Construido a finales del XIX, el buen rey era un fanático de Wagner, y construyó el castillo en honor a las obras del músico. Parece ser que sus excesos lo llevaron hasta el fondo un lago “por accidente”.

De ahí fuimos a , y esta vez, el tiempo decidió empeorarse, con lo que no nos permitió disfrutar de esta ciudad tanto como queríamos. Su catedral indescriptible con su espectacular carrillon.

También son impresionantes sus salchichas artesanales, y una gran juguetería situada en el centro de la ciudad.

Siguiente parada, Ulm, el pueblo donde nació Einstein, es un sitio agradable, y cuenta con la catedral más alta de Europa, con 160.5 metros de altura (Duele el cuello, de verdad). Coincidimos con una de las fiestas de la ciudad, que estaba decorada con pendones medievales muy vistosos.

De vuelta a Stuttgart, hicimos la visita al Museo Mercedes, toda una máquina del tiempo en el lugar en el que se inventó el primer automóvil.

También te puede interesar: