El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Amphiprioninae, Pez payaso o Nemo para los amigos

¿Qué os pensábais? ¿Que yo no había elegido ? ¡Sí hombre…!

No hay marina que se precie, desde que Disney lanzó “Buscando a Nemo”, que no cuente con una pequeña manada de Amphiprioninaes y la nuestra no podía ser menos.

Los Amphiprioninaes o payaso se caracterizan por sus intensos colores rojo, rosa o naranja y blanco que le confieren un camuflaje perfecto.
Como todos aprendisteis muy bien de la película, proceden de los arrecifes de coral del Indo pacífico y habitan en anemonas.
Con éstas, conviven en una relación mutua y feliz de la los payasos obtienen protección frente a posibles atacantes y, a cambio, ofrecen la posibilidad de ingerir las sustancias perjudiciales para las anemonas. Y es que la vida en los arrecifes es muy peligrosa para peces pequeños, con colores llamativos y poca habilidad para nadar. Por esta razón los peces payasos nunca se alejan mucho de su vivienda. Incluso en un , donde no tienen que buscar comida, es muy común que permanezcan entre 15 ó 30 centímetros de su casa durante toda su vida.

Pueden medir entre los 5 y los 8 cm., aunque el tamaño dependerá de su posición jerárquica. (Ahora viene lo que más me llamó la atención de la especie):
Un grupo de peces payasos se desarrolla con una jerarquía dirigida por la hembra, la de mayor tamaño. El resto son todos machos, aunque solo uno de ellos formará pareja con la hembra. Cada vez que la hembra muere o la expulsan del grupo, el macho más dominante cambia a hembra y el resto de los machos cambian de rango en la jerarquía.

abril 29, 2011   Sin comentarios

No abandones a tu mascota y II

Esta semana quería contaros como me fue con la historia que empecé a contar la semana pasada del que dejaron a mi cuidado unos amigos mientras ellos se estaban de vacaciones.

Después de la angustia con la que escribí el último post, he de decir que de momento la historia parece que va a acabar bien. Digo parece, porque los dueños del animalito no vuelven hasta después de Semana Santa y además, que suerte la mía, mañana me traen otra pareja de para que los cuide. Si es que ahora parezco el Feliz Rodríguez de la Fuente de los peces.

Bueno, como os contaba la semana pasada, tenía el pez y con muy mala pinta, así que recurrí a Internet y encontré que una posible solución era darle de comer cocidos, así que compré unos   y me puse manos a la obra con el tratamiento. Primer problema, ¿cuántos cuezo? Claro, el pez no come más que media uña de comida, así que como mucho, cada ración será de un guisante. ¿Voy a cocer 2 guisantes para que coma un día el pececito de los …? Pues nada, ese día me tocó cenar guisantes de los cuales reservé media docena para el tratamiento del bicho.

Una vez empezado el tratamiento, fue como si resucitara a los pocos minutos de probar el primer guisante. Parecía otro, aparte de volver a su posición natural, se empezó a mover de un lado a otro como no lo había visto nunca. Hasta cogía las piedras del fondo y las lanzaba contra el cristal de la !!. Por fin pude relajarme y ver que el bicho no iba a morirse por unos gases.

Le dí guisantes un par de días más para verificar que todo iba bien y la verdad es que al pez se le ve contento desde entonces.

Ayer me tocó otro momento crítico, el del cambio del agua, pero yo ya me encontraba más relajado viendo que el pececito estaba muy sano y, con más seguridad que maña, procedí a sacarlo de la pecera con la mano y a meterlo en el nuevo agua que había dejado desde el día anterior en una palangana para que cogiera la misma temperatura que la de la pecera (Guugle dicit). Tras limpiar la pecera (aquello parecía un estercolero), volví a meter al pez en su sitio. Al principio, se metió en el fondo y se quedó quietísimo. Me imagino que sería una aptitud de defensa como la que suelen presentar ante sus depredadores. Pero al poco tiempo, ya estaba tan feliz como los últimos días.

Ahora incluso disfruto con el pez después de las que me ha hecho pasar. Os dejo una fotito del bicho en cuestión de hace cinco minutos.

pez guisante

Ah, y os prometo que no volveré a hablar del tema, de momento…

abril 1, 2010   5 Comentarios