El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

De trabajos sucios y chupasangres

Mi última adquisición literaria (bueno, una de ellas, yo voy como los petisuís, de dos en dos) se llama Chúpate Esa, y es la obra del cachondo  Christopher Moore.

Autor de un género calificado como , este estadounidense de 54 años me ha hecho reír lo que muchos otros autores no han conseguido, y sólo emparejado con Terry Pratchett.

El primer libro que leí de él es “Un Trabajo Muy Sucio” (A dirty job).  Publicado por La Factoría de Ideas (2006), la historia se centra Charlie, un segundón, dueño de una librería, un “Macho Beta”, como se califica a sí mismo, que tras un desgraciado suceso (Su mujer muere al dar a luz a su pequeña), él se convierte en La Muerte. Su mundo ha cambiado, y ha de recuperar las almas de aquellos que mueres para protegerlas de las fuerzas de la oscuridad.

El segundo libro que tengo, aún por acabar es “Chúpate Esa” (You Suck). Publicado por La Factoría de Ideas (2007) narra la No-Vida de una vampiresa, que acaba de convertir a su novio, pese a la reticencia del mismo y la insistencia de la vampiresa de haberlo hecho por amor, para estar juntos toda la eternidad. Parece ser que se sitúa en el mismo universo que la anterior , reutilizando alguno de los personajes secundarios de Un trabajo muy sucio.

Las últimas noticias que tengo de sus novelas son que sus derechos para cine han sidos comprados por Disney. Si lo hicieran bien, os encontraríais con las películas más desternillantes de todos los tiempos. Por el momento creo que voy a tener que elegir otro horario para leer las novelas. Parece ser que las carcajadas incontroladas no son bien vistas a medianoche.

mayo 6, 2011   Sin comentarios

Cuando los malos son los buenos.

“Unos gozan la vida; otros la sufren. Nosotros la combatimos”
Antiguo proverbio siberiano

Es lo primero que lees al abrir el libro de ” y a partir de ese momento no puedes parar de leer.

El libro cuenta la infancia de su autor, el cual pertenece al pueblo siberiano de los urcas, criminales de profesión con un código de conducta que cuanto menos me parece admirable, si dejas a parte su manera de ganarse la vida, claro está.

Eran gente humilde que respetaba a sus mayores, los cuales eran su máxima autoridad y las mujeres eran sus iguales y aunque no participaban de forma activa en la vida criminal, estaban al tanto de todo lo que sucedia, al igual que los niños criados como “gente honorable” desde su nacimiento. Nadie osaba tocar a una mujer ni a un niño y pobre del que lo hiciese. Los disminuidos mentales eran intocables y tratados con suma delicadeza pues, según su creencia, eran como los ángeles y se mantenian inocentes toda su vida. Os podría relatar decenas de normas que se antojan cuanto menos extrañas en delicuentes que trataban con la violencia extrema a diario y desde que nacen, pero os estropearia un libro magnífico, duro y crudo que deja a la Mafia de “El Padrino”, en mi humilde opinión, por los suelos.

En las primeras páginas del libro, el autor, relata como en su infancia su mayor diversión era contemplar a los adultos de su familia limpiar sus armas, y aún así puedes ver la pureza de su corazón a lo largo de las 347 páginas del libro, donde la muerte y el odio bailan con el amor y la nobleza una danza de increíble belleza y con un equilibrio sin igual, pues mantenerse cuerdo en un mundo como el de “Educación siberiana” no debió ser tarea sencilla para Nicolai.

Si quereis saber más podéis pinchar aquí

junio 13, 2010   Sin comentarios

El género Steampunk.

Los recuerdos, son parte inherente del ser humano, solo que no siempre los sucesos son tal como ocurrieron.

Últimamente, alejado de otros motivos literarios, estoy haciendo acopio de material relacionado con este género.

Para hacerme entender, diré que es un recuerdo de un pasado que nunca fue, en el que la tecnología ha evolucionado hasta la actualidad y más allá, mientras la sociedad y estética pertenece a la época victoriana (Siglo XIX, Imperio Británico).

Su verdadero autor es un contemporáneo de la época, Jules Verne, aunque no fue hasta mucho más tarde (años 80) en el que creo recordar fue acuñado por Bruce Sterling. (Autor de muchas novelas del género Cyberpunk, al cual estamos más acostumbrados últimamente en el cine, sin ser su mejor exponente Matrix y compañía)

Aquí os dejo tres sobre el tema:

La máquina diferencial (the difference engine), William Gibson y Bruce Sterling (La Factoría de Ideas, 2006)

Es la icónica del género. Tengo que decir que la tuve que leer tres veces (la versión en Inglés, en sus primeras ediciones en 1994) hasta poder acabarla, pero merece la pena.

Edward “Leviathan” Mallory, un paleontólogo con afición a las carreras de faetones (Fórmula 1 a ) se ve envuelto en un verdadero lío cuando Ada Byron le entrega cofre que contiene unas extrañas tarjetas perforadas.

HomúnculoJames P. Blaylock (Ediciones Ultramar, 1990 )

Un libro harto difícil de encontrar actualmente pues cerró la editorial.

Con su piloto muerto, un dirigible sobrevuela Londres durante años. Pero dicen que en su interior, mora un engendro, un Homúnculo que puede traer la locura al mundo. El Club Trimegisto va a investigar el asunto a fondo.

Hace poco conseguí Las aventuras de Langdon St. Ives [http://www.amazon.com/Adventures-Langdon-St-Ives/dp/1596061707], un recopilatorio de este y otros cuentos y novelas (La máquina de Lord Kelvin). El problema es que esta edición tampoco está en castellano, por ahora.

Las puertas de Anubis – Tim Powers (Colección Gigamesh, 2005)

Un profesor de , Brendan Doyle, especializado en autores británicos poco conocidos es invitado a realizar un viaje en el tiempo (real) para asistir a una de las conferencias de Coleridge, uno de sus autores preferidos. El problema es que por un accidente se ve atrapado en la época que visitaba.

junio 11, 2010   Sin comentarios