El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Nostalgia: Scorched Earth

Mucho antes a Worms, un añito antes de las Olimpiadas de Barcelona, yo ya jugaba con uno de los míticos: Scorched Earth.

Lo recuerdo perfectamente, en fósforo verde y con el sonido del buzzer como única banda sonora. Ah!, que tiempos.

Llevabas unos tanquecitos minúsculos, apenas 8 píxeles, pero su poder de destrucción era aterrador. Se hizo llamar “La madre de todos los ”, como un chiste a la del Golfo: La madre de todas la guerras.

El juego monstraba una amplia variedad de opciones de parametrización, desde la modificación de la gravedad del campo de batalla, hasta la caída de meteoritos u otros efectos naturales, lo cual generaba una gran cantidad de situaciones, haciendo que cada vez que se jugaba una partida fuera bien distinta a la anterior.

Además de los cambios propios de las opciones, los mensajes de los jugadores manejados por los BOTS, también podían ser modificados mediante dos archivos de texto :  TALK1.CFG y TALK2.CFG, que contenían los gritos de guerra y los epitafios de los moribundos, respectivamente. Algunos de los mensajes más memorables son “I shall smash your ugly tank!” (Voy a aplastar tu horrible tanque) y “Join the army, see the world they said” (Únete a la armada, verás el mundo decían ellos).

Y las armas. Ah!, las armas: Misiles, Bómbas de Racimo, Bombas nucleares, Napalm y Las Botadoras (Se multiplicaban en varias una vez impactaban). Las bombas de enterramiento y las de minería. Como no llevaras un paracaídas, ibas a pasarlo mal, chico.

Su última encarnación es Scorched 3d. Es más bonito, más luminoso. Pero la guerra; La guerra nunca cambia.

 

 

mayo 13, 2011   Sin comentarios

Veteranos

Aunque el ya ha pasado yo quiero otra vez volver a hablar sobre un tema relacionado con este memorable día. Concretamente me gustaría hablar sobre una de fotografías de James Hill llamada “Victory Day”. Este fotógrafo inglés, que ahora trabaja principalmente para New York Times, ha pasado varios años en Rusia trabajando en cobertura de noticias sobre diversos conflictos étnicos que surgieron con el desmoronamiento de la . Pero aparte, entre otras cosas, también ha hecho una serie de de los veteranos durante las celebraciones del Día de la .


©

Viendo esta serie se me encoge el corazón. Los retratos no tienen ni una pizca de “ego artístico”, nada de deseo decir “propia palabra”, sin ángulos “originales”. Según el mismo autor él “solo le daba al disparo de la cámara sin más”. Son retratos sencillos, sinceros y sensatos. En estos retratos – los veteranos de la a los que James Hill fotografiaba durante varios años a la entrada del Parque de Gorki en Moscú, uno de los sitios donde los veteranos se juntan tradicionalmente año tras año buscando a sus antiguos compañeros de combate y encontrando cada vez menos y menos…

Solo gente con una sabana blanca de fondo. Nada más. Pero en estas fotografías ves muchísimas cosas, tan desarmantemente íntimas y sinceras, como si te hubieran contado algo que no habían contado a nadie más. Estas , estas caras, estos atuendos tan pobres, estas hacen que mis ojos se humedecen, se me forma un nudo en la garganta. Siento la admiración y la compasión, quiero acercarse a estos héroes desconocidos, decires algo bueno, simplemente agradecer, estrechar las manos, abrazar, pedirles perdón…

Podéis ver más fotos en la propia página del fotógrafo y también en ru_books.

Aparte de la serie de James Hill os recomendaría ver estas preciosas fotografías del desfile de la Victoria de este año del blogger ruso Rustem Adagamov. Los retratos de los ganadores. Cada año son menos y menos que puedan venir al desfile. La se aleja cada vez más. Hay que darse prisa para conocerla.

Via | Nucisarbor para Ru_books

mayo 16, 2010   Sin comentarios

Nadie está olvidado, nada está olvidado…

Os va a parecer un poco extraño pero he de confesar que mi fiesta favorita no es la Navidad, ni tampoco mi cumpleaños. Mi fiesta favorita durante toda mi vida sigue siendo el Día de la Victoria, . Día cuando en el año 1945 Alemania Nazi firmó la rendición incondicional. La firma se ha producido en la ciudad alemana Reims el 8 de mayo a las 22:43. Por diferencia horaria con Europa en Moscú ya era el .


© Evgeny Haldey

Ahora intentan cambiar la historia presentando muchas veces a casi como auténtica culpable de la masacre. Y eso me duele mucho sabiendo que mi país aguantó el golpe mas duro y mi pueblo pagó un precio demasiado alto. Por eso la Victoria tiene un valor incondicional para mi. Especialmente por que los dos mis abuelos estuvieron ahí.

Mi abuelo paterno, Vladimir Kushnarev, se fue a la en el año 1943 cuando formaron el 1er División Polaco “Tadeush Kostsusko”. Mi abuelo era medio alemán medio polaco y hablaba los dos idiomas libremente. Se fue a la en rango de capitán y regresó como mayor. Cuando llegó la él ya tenía un gran equipaje bélico detrás de su espalda: participó en Primera Guerra Mundial, Revolución de Octubre, Guerra Civil . También pasó por la Gran Purga de los años 30, pero un año de cárcel por falsas acusaciones no le hizo perder la fe en el comunismo. Aun con todo, siendo un verdadero Patriota, se fue a la guerra y luchó heroicamente. Tenía “Por Liberación de Varsóvia”, “Por 30º Aniversario del Ejército y la Armada Soviéticos” y orden “De la Guerra Patria”. Murió en 1952 por un cáncer de riñón.

En esta fotografía está mi abuelo Vladimir el día cuando formaron el 1er División Polaco. La envió a mi abuela Dina. En el otro lado escribió “Así me voy al combate”.

Mi abuelo materno, Kirill Lopatin era un hombre de pueblo de una zona de extremo oriente ruso muy pobre. Era un hombre extraordinariamente fuerte, un gigante rubio con bello rostro y ojos celestes, que luego los heredó mi madre. Él se fue al frente en 1941 como un soldado de artillería. Llegó hasta la famosa Batalla de Kusrk donde en 1943 fue herido y perdió ambos brazos. Estuvo ingresado en un hospital y regresó a casa con la Victoria en mayo de 1945. Vivió hasta el 1998. Murió a los 90 años. Nunca contaba nada de su vida pasada, por eso supimos que él estaba de servicio en el ejercito de NKVD (la precursora de ) solo después de su muerte. Tenía dos “De la Guerra Patria” y una medalla “Al Valor”



No tenemos ninguna foto suya con el uniforme. Solo tengo esta foto, hecha en 1948. Esta al lado de mi madre, “niña de la Victoria” (nació justo 9 meses después la Victoria), y mi tío Vladimir.

Esos días siempre pienso en mis dos abuelos. Eran muy valientes y abnegados que dieron todo por la Paz. Me angustia saber que sé tan poco de ellos. Su generación era diferente a la nuestra. Parece que estuvieran hechos con otro material, más solido, más firme. Por eso no quiero que se olviden sus proezas, su heroísmo. ¡Eso va por vosotros, Vladimir y Kirill! С Днём Победы!

Nadie está olvidado, nada está olvidado…

mayo 7, 2010   14 Comentarios