El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Guía para pagar con seguridad en Internet

Comprar y pagar a través de Internet es seguro.

Aunque muchos penséis que esto no se puede decir con tanta rotundidad, la verdad es que es así. Cualquier sistema utilizado por una empresa legal que utilice una de pagos a través de Internet, es totalmente seguro. Entonces, ¿dónde está el problema?

Lo que no está tan claro es si los usuarios de Internet se toman las cautelas y realizan las medidas oportunas a la hora de dejar sus datos en páginas no fiables y a la hora de cuidar sus ordenadores.

Para asegurar la compra online, se ha elaborado un detallado protocolo de actuación para que un usuario detecte el fraude, valore la seguridad de los comercios y mantenga libre su ordenador de programas espía. Siguiendo los consejos que os expongo a continuación, el riesgo de tener problemas en el apartado de seguridad a la hora de realizar pagos a través de Internet se reducirá de manera considerable.

Partamos de unas premisas obligatorias por parte del comercia para que la compra sea segura:

- El en el que queramos hacer la compra debe actuar con buena fe (igual que si hacemos una compra en una tienda física).

- El sistema de , también llamado pasarela de que usa ese comercio, utiliza un protocolo seguro (Secure Lay Shocked-Protocolo de capa de conexión segura).

Que se cumplan estas dos premisas es más probable si hacemos en páginas de empresas conocidas y en las que conocemos que se hayan hecho sin problemas.

Para el usuario, del cual depende el 99% de la seguridad de la compra, las premisas a seguir son las siguientes:

- No acceder ni dar datos personales (mucho menos datos de tarjetas de crédito) en páginas Web a las que hemos accedido desde un correo electrónico que nos han enviado. Incluso si estos correos han pasado los filtros anti . Un nunca nos pedirá nuestros datos a través de un email, lo mismo pasará con las tiendas que nos vendan algo. A través de estos correos muchas veces nos hacen creer que estamos entrando en un o comercio conocido, cuando en realidad estamos entrando a otra página que es fraudulenta y que tiene la misma apariencia que la real. Otra táctica es dar una falsa alarma al usuario a través de un email para que entre en una URL y deje las claves de su tarjeta bancaria.

- No te fíes de un producto a precio exageradamente reducido. Un producto que en precio habitual ronda los 1000 euros no es muy fiable que nos lo ofrezcan a 500 euros.

El protocolo de actuación sería el siguiente: [Leer más →]

enero 16, 2011   Sin comentarios