El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

SeventhSanctum Writing Contest – Versión JRobles

Esta historieta es un Writing Contest a partir del generador de escenarios de SeventhSanctum.com. Esperemos que profesionales como Morán no me apalicen…

The story must have an armorer involved in the middle. The story must involve a treasure in it. A character borrows money, but the action turns into something else.

Una gran noche

No lo pudo evitar, Charlene siempre tuvo debilidad por los objetos brillantes. Quizá por eso adoptó su vestimenta negra y blanca. Como su apodo: la Urraca.

Parecía un buen pellizco. Sacaría suficiente para poder pagar la deuda con Vitty Dientedeoro. Una cicatriz en su muslo le recordaba que este era el último aviso.

Embozada en su capa, observaba desde ventanuco del tejado como Jonás DuroComoUnaPiedra guardaba en un pequeño cofre lo que sin duda era la plata que había ganado arreglando astilladas horcas, viejas hachas, y hoy, la espada de un mercenario.

Asió la cuerda a la chimenea, que quizá era lo que mejor se conservaba del la casa y cuando hubo salido el enjuto armero, se descolgó por la ventanita.

- Ziip - Con un pequeño salto se acercó a la caja y la metió en la mochila, preparada para absorber los sonidos que pudieran salir de ella.

Ufana, se detuvo a echar un vistazo de la estancia en la que se encontraba. Hmm… nada interesante.

Salió limpiamente y se dirigió a la casa del usurero. Su negocio nunca cerraba, y mejor que pagara la deuda para salir cuanto antes de esa ciudad, que últimamente se había vuelto incómoda.

Con el gruñido de la puerta, el cetrino propietario dejó pasar a la muchacha, que esquivó con una mueca al gordo guardaespaldas que acechaba en el quicio de la misma.

- Bueno, bueno, Urraca, espero acabar esto de una vez.  Tus graznidos y tu aletear está alertando a gente poco agradable.

- He traído lo que te debía, echa un vistazo – Sacó de la mochila el cofre y lo dejó encima de la mesa.

- Ajá. Y me puedes decir, sesos de pájaro, qué voy hacer esta vez con lo que parecen ser las escalas de una armadura?

Charlene sintió un escalofrío. Esa no iba a ser su noche.

Otras noticias: