El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Pasillos y corredores

En algunos posts ya se ha comentado el significado de los . Hace algún tiempo que llevo analizando los míos puesto que es un tema que me parece muy interesante y que puede llegar a hacerte descubrir cosas de ti que nunca te habrías planteado.

Generalmente no se me suelen repetir, salvo alguno muy concreto que me guardaré para mi (y no penséis mal :P) y este que aquí os relato y del cual todavía no consigo entender bien su significado… me ayudáis??

Me encontraba dando una charla en uno de los múltiples salones de actos del internado donde vivía. Estaba muy nerviosa y por consiguiente mis palabras no eran fluidas. El público, aproximadamente 70 compañeros de curso, me miraban con aburrimiento salvo un grupo reducido de personas las cuales ponían muecas de desaprobación y hacían gestos rudos. Eran los macarras del colegio y no me tenían en mucha estima.

Al finalizar la charla, dejé paso a otro de mis compañeros, saliendo por la puerta principal del salón. Decidí relajarme un poco en una de las salas de estar cerca de la torre del campanario, un bonito y poco iluminado habitáculo forrado en madera, que servía por las noches como cafe-bar. Mientras estaba sentada en uno de los sofas, escuchaba las conversaciones del pasillo exterior, hasta que una de ellas llamó mi atención. Era el grupo de macarras, que hablaban de algunas “bromas inocentes” que habían hecho a los novatos, mientras se reían con malicia y hacían comentarios desagradables.

Aburrida de escuchar a escondidas, me acerqué a la tarima principal de la sala y vi un piano de cola negro. Pensé en sentarme a tocar, pero justo cuando estaba delante del teclado, parecía que había olvidado cómo se tocaba: la posición de las manos, el movimiento de los dedos y sobretodo, la multitud de canciones que tenía aprendidas. Era incapaz de tocar varias notas seguidas. Al escuchar el piano, el grupo de fuera dejó de hacer ruido; era la única pianista del internado, así que pensé que debían saber que era yo e intuí que estarían tramando alguna broma macabra para hacerme, así que me levanté rapidamente y salí por la puerta trasera que llevaba al campanario. Tal cual salía, escuché cómo se abría la puerta principal del salón: habían entrado a buscarme.

Sonaron las campanas. Era la hora de salir de las clases, luego la gente empezaba a acumularse en los pasillos. Había varias formas de llegar a las habitaciones, por varios pasillos interminables y escaleras de caracol. Comencé a correr por los pasillos escuchando las voces de estos individuos y sintiendo sus pisadas en mis talones. Recorrí varios pasillos y escaleras hasta llegar a algunos corredores sin salida y tener que volver sobre mis pasos, con el corazón en la garganta… conseguí acceder a uno de los pasillos principales y mezclarme con la gente sintiéndome mucho más segura, hasta que me encontré con alguien que se interpuso en mi camino impidiéndome llegar a la habitación…

También te puede interesar:

2 comentarios

1 JM MurilloNo Gravatar { 08.09.10 at 12:58 }

¿No nos dejes así? ¿Con quién te topaste?

2 BelénNo Gravatar { 08.16.10 at 12:14 }

Eso es lo que me gustaría saber a mi xD