El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Las Shirakawa-gō y gasshō-zukuri de Japón

Hoy en nuestro recorrido viajero por el mundo paramos en Japón, ese país sacudido por el seismo, el tsunami y la crisis nuclear, es un país curioso debido a la peculariedad de sus habitantes y sus culturas tradicionales.

Uno de los lugares que  conserva tradiciones ancestrales. Se trata de Shirakawa-gō y las curiosas casa gasshō-zukuri de Japón.

Este lugar esta un poco apartado de las rutas turísticas tradicionales y no hay tren para acceder hasta allí. Sin embargo podéis coger un autobús desde Takayama o Kanazawa.

Shirakawa-gō es un pueblecito nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Este lugar se ha hecho famoso por su centenar de edificios gasshō-zukuri, es decir, unas edificaciones de madera con tejados muy inclinados hechos con paja.

Estas construcciones tienen un diseño peculiar ideado para combatir los rigores del duro invierno en la región de Hida. La forma de sus tejados evita la acumulación de la nieve.

Luego lo tenéis muy fácil para disfrutar de sus casas tradicionales y de su precioso entorno, pues Shirakawa-gō es una aldea histórica donde sólo viven unos 600 habitantes. Se puede recorrer tranquilamente en un par de horas a pie, a no ser que luego queráis conocer el entorno natural que lo rodea.

Otro de los lugares que no os podeis perder en Shirakawa-gō está a la otra ribera del río Shō-kawa. Para cruzar el río, tenéis que atravesar un magnífico puente colgante donde podréis ver la belleza del valle y las limpias aguas del río.

Tras cruzar el puente tenéis el asentamiento de Ogimachi con pequeños templos, restaurantes, cafeterías, tiendecitas de souvenirs y cultivos de arroz tradicionales, todo formado por casas gasshō-zukuri.

En la parte principal del asentamiento también puedes visitar el interior de las casas. La más famosa de Shirakawa-gō se llama Kanda-ke, y exhibe fotos de la visita del emperador Akihito y la emperatriz Michiko.

Por dentro, son mucho más grandes de lo que aparentan, con techos altísimos y espacios diáfanos. En el centro de la estancia hay un hogar con fuego, cuyo humo sale por los respiraderos naturales.

Otras noticias: