El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Guía para pagar con seguridad en Internet

Comprar y pagar a través de Internet es seguro.

Aunque muchos penséis que esto no se puede decir con tanta rotundidad, la verdad es que es así. Cualquier sistema utilizado por una empresa legal que utilice una de pagos a través de Internet, es totalmente seguro. Entonces, ¿dónde está el problema?

Lo que no está tan claro es si los usuarios de Internet se toman las cautelas y realizan las medidas oportunas a la hora de dejar sus datos en páginas no fiables y a la hora de cuidar sus ordenadores.

Para asegurar la compra online, se ha elaborado un detallado protocolo de actuación para que un usuario detecte el fraude, valore la seguridad de los comercios y mantenga libre su ordenador de programas espía. Siguiendo los consejos que os expongo a continuación, el riesgo de tener problemas en el apartado de seguridad a la hora de realizar pagos a través de Internet se reducirá de manera considerable.

Partamos de unas premisas obligatorias por parte del comercia para que la compra sea segura:

- El en el que queramos hacer la compra debe actuar con buena fe (igual que si hacemos una compra en una tienda física).

- El sistema de , también llamado pasarela de que usa ese comercio, utiliza un protocolo seguro (Secure Lay Shocked-Protocolo de capa de conexión segura).

Que se cumplan estas dos premisas es más probable si hacemos en páginas de empresas conocidas y en las que conocemos que se hayan hecho sin problemas.

Para el usuario, del cual depende el 99% de la seguridad de la compra, las premisas a seguir son las siguientes:

- No acceder ni dar datos personales (mucho menos datos de tarjetas de crédito) en páginas Web a las que hemos accedido desde un correo electrónico que nos han enviado. Incluso si estos correos han pasado los filtros anti . Un nunca nos pedirá nuestros datos a través de un email, lo mismo pasará con las tiendas que nos vendan algo. A través de estos correos muchas veces nos hacen creer que estamos entrando en un o comercio conocido, cuando en realidad estamos entrando a otra página que es fraudulenta y que tiene la misma apariencia que la real. Otra táctica es dar una falsa alarma al usuario a través de un email para que entre en una URL y deje las claves de su tarjeta bancaria.

- No te fíes de un producto a precio exageradamente reducido. Un producto que en precio habitual ronda los 1000 euros no es muy fiable que nos lo ofrezcan a 500 euros.

El protocolo de actuación sería el siguiente:

1- Aprender a defenderse del fraude:

Los datos bancarios de un usuario son intransferibles y debe fijarse donde los escribe. Nunca se debe abrir un correo que no se haya solicitado o que tenga un remitente desconocido. Ni bancos, ni cajas, ni otros sistemas de pago como les envían mensajes de correo para pedirle que entre en una página, para probar nuevos servicios o para alertar de algún problema.

Si se entra en una URL en la que nos piden nuestros datos bancarios, lo primero que tenemos comprobar es si está en un sistema SSL. Para verificar esto, simplemente hay que comprobar que la URL empieza por https (la clave está en la “s”, la cual indica que es un sistema SSL). Nunca hay que dar los datos bancarios en una página que se http (sin la “s”).

Una vez verificado que la página es SSL, lo segundo es hacer clic en la cabecera que antecede a la casilla de la dirección URL en el navegador. Al hacerlo, se la página es SSL, aparecerá la certificación del navegador, los protocolos de cifrado empleados y la empresa de seguridad que verifica el protocolo. Si el navegador nos muestra algún mensaje indicando que la certificación no es correcta, es mejor que no proporcionemos nuestros datos.

2- Comprar en un entorno seguro:

Es importante saber dónde se está comprando. No es lo mismo comprar en un comercio del mismo país del usuario que en un comercio extranjero de dudosa fiabilidad.

El comercio debe poner a disposición del cliente un servicio de atención al cliente con una dirección de correo electrónico y un teléfono. Es muy importante también que ofrezca un apartado “quienes somos” donde muestra información real sobre el domicilio social de la empresa y sus titulares y que cumple con la Ley de Protección de Datos del país al que pertenezca.

En la mayoría de comercios de la Unión Europea, Estados Unidos, China, Japón, Canadá, Brasil o Corea se cumplen estas premisas. También en muchos de otros países no mostrados aquí, pero en los cuales hay más comercios fraudulentos y por lo tanto menos fiables.

3- Mantener el ordenador limpio

Igual de importante es mantener el ordenador limpio, sobretodo si usamos el sistema operativo Windows. En otro caso, nos arriesgamos a que entre algún programa espía (troyano) que pueda difundir nuestros datos personales sin que nos enteremos.

Para evitarlo, lo primero que tenemos que hacer es mantener el sistema operativo actualizado. También necesitaremos un sistema antivirus igualmente activado y actualizado. Y usar regularmente programas que limpien el ordenador.

Siguiendo estos 3 consejos, evitaremos caer en las redes del fraude a través de comprar a través de Internet.

También te puede interesar: