El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

Fable 3

En estos últimos tiempos, llaman de a casi cualquier cosa. Si tenemos un personaje modificable a nuestro gusto y durante el juego hay que entablar un mínimo de conversación con algún lugareño, ale, ya tenemos nuestro juego de y si es japonés, pues RPG.

Pero no amigos, las cosas no son así de simples y de vez en cuando nos recuerdan que es un juego de rol en todo su esplendor, esta vez le ha tocado decir “aquí estoy yo” a III, tercera entrega de la gran saga de rol por excelencia, exclusivo para la consola Xbox de Microsoft y con alguna aparición en PC.

La saga comienza con su primer juego para Xbox y PC donde nos poníamos en el cuello de un niño que se iba haciendo un hombre hasta convertirse en un auténtico héroe que salva al mundo del mal. Este argumento es constante en sus tres juegos hasta la fecha en venta, con alguna que otra pequeña variación.

Buenos y malos, si, lo de siempre. Pero en este juego tú puedes ser uno de los malos. Si algo caracteriza a Fable, es que fue uno de los primeros juegos donde nuestras acciones sobre el personaje iban a repercutir en la historia, tanto su desarrollo como su jugabilidad. Podemos elegir entre hacer el bien o el mal en todas ocasiones y la gente se comportará con nosotros según nuestras elecciones. Incluso nuestro físico irá variando con ellas.

El personaje es completamente modificable (salvando los rasgos faciales al inicio de la partida) y tenemos gran variedad de ropas y complementos (como tatuajes, sombreros, peinados, etc.) para decorarlo a nuestro gusto. Si durante las dos primeras entregas estos cambios en el personaje eran meramente estéticos, en este tercer título habrá muchas misiones en las cuales habremos de disfrazarnos para pasar desapercibidos o incluso para poder completar dicha misión.

La historia de Fable III es nada más y nada menos que una continuación de la historia vivida en Fable II. Estamos en un mundo en decadencia reinado por un tirano y los ciudadanos están llegando a su límite de paciencia, pronto se llevará a cabo una revolución. Tú has de ser el líder de la revolución y conseguir aliados para ir a la guerra contra el rey. Tendremos que camelarnos a nuestros seguidores a base de buenos gestos complacientes.

En esta última entrega se ven repetidas y mejoradas muchas de las características de las anteriores entregas, aunque quizá estas mejoras faciliten demasiado un título que desde sus principios se ha caracterizado por ser largo y complejo, dada su gran cantidad de caminos a recorrer y decisiones que tomar. Es un juego bastante abierto en ese sentido, sin llegar a ser un sandbox como Red Dead Redemption.

Un juego muy recomendable para todos los tipos de gustos, sobretodo para los amantes del rol y los que les gusta ir de un lado para otro investigando cada objeto que tienen alrededor.

Si algo me ha encantando de este juego es su cinemática de inicio, que os dejo aquí para que podáis disfrutarla.

También te puede interesar: