El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

El valle inexplicable o la grima robótica

Los japoneses, que aparte de ser recogiditos y buenos cocineros,  tienen desde una perspectiva occidental (corregidme si no es así), un fetichismo atroz por la vida sintética, de varios tamaños (desde personas a robots a edificios de 20 plantas).

Bueno. Pues ya hace 40 años, un señor de estos Masahiro Mori, presentó la teoría del Valle Inexplicable, o el Área 51 en el caso de la psicología humana con los robots.

Así, teorizó sobre varias pruebas realizadas a personas, en las que registra el nivel de repulsión que se genera de manera inconsciente, al presenciar objetos tanto inanimados como animados, con diversos niveles de similitud con el género humano.

Como podemos observar en el gráfico, mientras los objetos inanimados pueden causar más o menos incomodidad, en el caso de los animados resulta muuucho más patente. La verdad que ver un cadáver, de verdad, en primera persona, no es agradable para nadie… creo. Pero claro si el tipo sabes que esta difunto y se mueve, el asunto de la repulsión se dispara, como para echar a correr. Y si es de los de 28 días, date por jo**do.

En el tema de la robótica, el valle inexplicable se produce en el punto en el que el parecido es muy alto, pero sus movimientos, o sus expresiones nos dan ese escalofrío y/o náusea. Aún estamos bastante lejos pues, de aplicar Tests Voight-Kampff y hacer preguntas sobre la madre del artefacto.

Desde un punto de vista evolutivo se podría explicar esta repulsión como la necesidad de mantener una limitación tajante frente a otros homínidos muy similares a nosotros (por ejemplo, neanderthales) con los cuales la reproducción fértil sería poco viable. De esta manera el Valle Inquietante operaría de forma similar a ciertos tabúes como el incesto.

Para que veáis esto, os dejo un par de vídeos con distintas iniciativas robóticas, que a mí personalmente me han causado intranquilidad.
Ya me direis.

Otras noticias: