El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

De tapas-pintxos por Donostia

Hace tiempo que quería hablaros de lo que aquí, en -San Sebastian, se suele llamar “ir de ”.

Olga me tocó el gusanillo (no penséis mal) hace unas semanas cuando escribió su post “De tapas por Zaragoza” y me animó a escribir algo parecido de la ciudad en la que vivo, que creo que no es otra que la cuna de los pintxos, o , o como queráis llamarlo.

Me voy a limitar a hablaros de los sitios a los que yo suelo ir, que no tienen porque ser los mejores, pero a mi me encantan. Si alguna vez os pasáis por aquí y me preguntáis algún sitio para picar alguna cosa, yo os recomendaré estos, pero realmente, en cualquier sitio encontraréis muestras muy buenas de esta “comida en miniatura“. Otra cosa es el tema monetario, ya que generalmente hay que pagar bien en cualquiera de estos sitios.

Bueno al tajo; voy a seguir el formato de Olga, os pondré el nombre del sitio y os contaré un poco lo que suelo tomar en el. Lo haré en el orden en el que suelo visitarlos porque no pertenecen todos a la misma zona:

Bar Ziaboga

Muy cerca del Hotel Londres, en la calle Easo, se encuentra este diminuto bar en el que siempre nos atienden de maravilla. Todo el mundo lo conoce por el bar del “platillo” porque para pedir su pintxo estrella tienes que pedirlo así, “un platillo“. Es una simple ración de patatas al ajillo que están buenísimas. Cada vez que voy me sacan directamente, antes de pedirlo, el platillo y un vino de aguja en un vaso helado. Como un señor.

Bar San Marcial

Después de saborear el platillo y untar bien el plato, podemos retrasarnos unos metros, no muchos, y meternos por la calle San Marcial para localizar dentro de un pasillo, bastante escondido, el bar San Marcial, antiguo Alustiza. Aquí, os recomiendo que probéis sus famosas “Gavillas“, que son un frito a base de bechamel, jamón, queso y carne que gusta a todo el mundo. Si podéis, que os las sirvan calientes porque es una pena que os den las que ya llevan en la barra varios minutos.

Restaurante La Viña

Dejamos ya la zona centro y nos acercamos a la parte vieja donostiarra, concretamente a la famosa calle 31 de Agosto. Esta calle está repleta de bares y restaurantes de pintxos. En cualquiera de ellos encontraréis cosas estupendas. Yo suelo pasarme por “La Viña“, donde Mikel o Santi os atenderán de maravilla. Podéis tomaros lo que queráis, un crujiente de gamba, o un pintxo de tortilla de anchoas que me pierde (el bocata también está muy bien), o si ya estáis en las últimas, una estupenda ración de tarta de queso. Eso si, si os decidís por esto último, compartirla con alguien porque es bastante cara, entorno a los 5 euros y, entre dos o tres personas sale mejor y merece la pena probarla.

Bar Martínez

En la misma calle y en la misma mano que La Viña, está el Bar Martínez con su barra repleta de pintxos. En este, voy directo a por “un pimiento“, que es un pimiento rojo relleno con un buen chorretón de un gran aceite de oliva por encima. Ojo, aquí es mucho mejor que te lo saquen al momento, porque los que tienen en la barra suelen llevar un tiempo y no saben igual.

Bar Txepetxa

Cambiando de calle, cerca de la Plaza de la Constitución, en la calle Pescadería, tenéis otro bar curioso, el TxepeTxa. Nada más entrar, os fijaréis que en una de las paredes tiene muchas fotos de los camareros del bar con gente famosa. Veréis por ahí a Enrique Búnburi, Ian McKellen, y muchísimos actores y actrices que han pasado por esta ciudad sobretodo durante el festival de cine. Otra cosa curiosa de este bar es que os daréis cuenta de que los pintxos están basados casi al 100% en las anchoas o boquerones o como los conozcáis. Tienen hasta una carta de anchoas con… Yo os recomiendo “la jardinera“, que es un trozo de pan con un par de anchoas encima cubiertos con trocitos de varias verduras crudas (pimientos, cebolla, etc.).

Bar Etxeberria

Paralela a la calle del Txepetxa, se encuentra la calle Iñigo, donde veréis pegados dos bares, con pinta de pub y que se llaman igual, Etxeberria. Yo suelo ir a uno de los dos, el más pequeño, con pinta de cervecería. Este bar, simplemente para tomarse cualquier cerveza es una gozada. Le puedes pedir al dueño (inconfundible, enorme, con su gran barba) que te recomiende alguna. Yo siempre tostada de barril. Tiene unos montaditos fríos o calientes que no puedes dejar de probar. Sobretodo los fríos, que son los que yo tomo. Son como un mini bocadillo, con el pan caliente, generalmente también elaborados con anchoas, pero muy diferentes de los del Txepetxa. Yo suelo tomar un “Hernaniarra“, que tiene anchoa, aceituna triturada y guindilla. Si vais un domingo o un sábado al mediodía, no dejéis de probar su Vermouth con un poco de ginebra, como pone detrás de la barra “Sábados y domingos mediodía, Vermouth Etxeberria“. Como suele decir el dueño a todo el que se acerca al bar, “¿Qué pasa, Elegante?“.

Bueno, digamos que este podría ser mi recorrido base cuando un sábado decido cenar a base de pintxos. Hay muchos más que quizás os vaya comentando en otros capítulos de este post. También tienen sus raciones y sus bocadillos, pero yo os he comentado lo que yo suelo tomar.

Ah Sergio, perdona que no haya metido el Juantxo, es mítico, pero desde que dejé la universidad no lo suelo frecuentar. Pero para el que quiera cenar a base de un buen bocata sin gastarse mucho, es la  mejor opción, también en la parte vieja, en la calle Embeltrán.

También te puede interesar:

1 comentario

1 GonzaloNo Gravatar { 04.11.10 at 19:21 }

Todo tiene muy buena pinta pero yo me decantaría por las Gavillas del Bar San Marcial, cuando vaya por allí lo visitaré fijo.