El blog del Staff/Stuff de Sync.es aportando nuestras ideas al mundo

¿Un Hard Rock Café hippie?

Aunque ahora mismo si pensamos en Hard Rock Café seguramente sólo nos venga a la mente una cadena multinacional en la que poco se tiene en cuenta a los empleados, la historia de este negocio es bien diferente.

Antes de contar cómo se creó el primer Hard Rock Cafe, os voy a hablar un poco de , su fundador. Isaac nació en Jackson, Tennessee, en 1947, en el seno de una familia rica. Cuando sus padres se divorciaron se fue a vivir a Inglaterra con su padre y comenzó a trabajar en la fábrica de éste. Tras liderar alguna que otra revuelta y huelga ilegal decidió dejar el puesto y comenzó a vender Rolls Royce usados en EE.UU., pero su conciencia social pronto le hizo cerrar el chiringuito.

En aquella época, en Inglaterra no se permitia que personas de diferentes clases sociales tuvieran ningún contacto y fue entonces cuando Isaac decidió abrir con un amigo un restaurante que no perteneciera a ninguna clase social, El . Fue el primer restaurante estadounidense en Inglaterra y, como forma de hacer oír su protesta por el sistema social imperante, lo diseñaron como una parada de camioneros de Tennessee.

Entre otro de los muchos puntos de la ética del restaurante estaban que:

  • Los empleados provenían de todas partes del mundo y hablaban más de 25 lenguas nativas.
  • Las ganancias se repartían entre los empleados sobre la base de un esquema de puntaje que incluía amabilidad y espíritu de servicio, entre otros puntos.
  • Fue una de las primeras empresas en las que las mujeres recibían el mismo salario que los hombres.
  • Los empleados tenían el número de teléfono directo de Isaac y sabían que podían contactarle en cualquier momento.
  • El gerente de personal tenía autoridad sobre el gerente general para, por ejemplo, corregir errores en cheques de sueldo y pagar en el acto esas diferencias, otorgar anticipo de vacaciones; etc.

Debido al éxito, la gente hacía cola en las puertas del local, entonces, tuvieron una idea genial: decidieron extender el restaurante hasta el final de la cola. Es decir, designaron un “Maitre de cola” que estaba todo el tiempo afuera tratando de que la gente se sintiera más a gusto. Los días de lluvia repartía paraguas, en el verano té helado y los días de frío, chocolate o sopa.

Después de todo esto, en 1990, tras haber instalado el concepto y la marca Hard Rock Café en todo el mundo, Tigrett y su socio vendieron la cadena y en su bolsillo quedaron U$s 107 millones, de los cuales destinó un porcentaje mayoritario a obras de servicio a la comunidad y a la apertura de un nuevo negocio.

Otras noticias: